La AEMPS desaconseja el uso de amplificadores en personas que tengan deficiencias auditivas.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios desaconseja el uso de amplificadores en personas que tengan deficiencias auditivas. En una nota que se puede leer en su totalidad bajo estas líneas, la AEMPS deja muy claro, entre otras cosas, que Los AUDÍFONOS son productos sanitarios que amplifican y procesan sonidos y que están destinados a compensar deficiencias auditivas. En cambio, los AMPLIFICADORES de sonido son dispositivos electrónicos destinados simplemente a amplificar el sonido ambiental para personas sin deficiencias auditivas. 

Las conclusiones del informe hacen referencia a que Los productos que se ofrecen al consumidor sin mencionar la necesidad de una evaluación audiológica previa y de una adaptación individualizada por un profesional sanitario, no deben presentarse como audífonos, sino como amplificadores de sonido, y no deben estar indicados para compensar deficiencias auditivas.

Finalmente, la AEMPS hace una serie de recomendaciones al respecto de recalcar la diferencia entre audífonos y amplificadores. Son las siguientes:

1. En el caso de detectar dificultades para oír, acuda a un especialista en otorrinolaringología (ORL), para que le realicen un diagnóstico médico de su pérdida auditiva.

2. Acuda a Gabinetes de Audioprótesis autorizados para la adquisición del audífono, en los cuales el audiólogo-audioprotesista, como profesional sanitario especializado, le realizará la evaluación audiológica y la adaptación del producto, así como el seguimiento adecuado.

3. Si tiene audición normal, y desea o necesita utilizar amplificadores de sonido en ciertas situaciones, lea y siga atentamente tanto las indicaciones como las precauciones de uso del aparato, evitando un uso prolongado.

4. La AEMPS desaconseja la adquisición de amplificadores de sonido con el fin de compensar pérdidas auditivas.

La nota completa puede descargarse haciendo click aquí.